Cómo conocer y abordar el Trastorno del Desarrollo del Lenguaje (TDL)

El Trastorno del Lenguaje o Trastorno del Desarrollo del Lenguaje, anteriormente denominado Trastorno Específico del Lenguaje (TEL), es un trastorno del neurodesarrollo que afecta a la adquisición del lenguaje en la infancia y persiste hasta la edad adulta.

Suelen presentar tardanza en el comienzo del habla. En algunos casos no dicen sus primeras palabras hasta los 2 años de edad y no suelen empezar a construir pequeñas frases de 2 palabras, hasta los 3 años. En ocasiones se ayudan de gestos y onomatopeyas para hacerse entender. Muchas veces se tienen que apoyar de la información visual para entender el contexto e interpretar los mensajes verbales.

Por estos síntomas, en edades tempranas se puede realizar un diagnóstico precoz, aunque es aconsejable observar al niño en el momento actual y su evolución a lo largo del tiempo. Aproximadamente a los 3 años de edad, podremos diferenciar este trastorno de otras patologías, ya que puede confundirse en ocasiones con el Trastorno del Espectro Autista, y entre los 4 y 5 años, se podrá realizar un diagnóstico fiable.

El cambio de terminología de “Trastorno Específico del Lenguaje” al “Trastorno del Desarrollo del Lenguaje”, se debe a que, se ha observado que una gran parte de estos niños presentaba también dificultades en otras áreas como la memoria, la atención o incluso, el desarrollo motor.

Podremos empezar a intervenir, desde la detección de las primeras señales de alerta, por ello es importante la estimulación temprana, ya que le proporcionará al niño herramientas para desarrollar una comunicación más eficaz y afianzará la intervención y generalización a otros contextos.

Durante los primeros años, aunque cada niño presenta su evolución, estos son los indicadores que nos pueden alertar de la presencia de dificultades en la comunicación:

  • Si entre los 6 y 9 meses no ha presentado interés por los objetos, personas, no ha balbuceado o no se gira ante una voz adulta o su propio nombre.
  • Si entre los 16 y 18 meses no han surgido las primeras palabras entendibles por varios contextos, o no comprende órdenes sencillas como “Ven” o “Dame”.
  • Si entre los 18 y 24 meses no puede decir al menos 50 palabras entendibles por todos y formar frases de al menos 2 elementos.
  • Si entre los 2, 3 y 5 años no hace frases de al menos 3 o 4 elementos, ni usa pronombres como “mío” o no entiende órdenes complejas.
  • Si entre los 3 y 4 años no usa adjetivos ni pronombres, ni realiza narraciones sencillas con frases organizadas.
  • Si a partir de los 4 años sus frases contienen errores gramaticales, posee un vocabulario reducido, no juega con otros niños porque no los entiende.

Una detección temprana a tiempo resulta muy importante para iniciar un plan de intervención que asegurará una mejor evolución.

Autora: Débora Cano.

Logopeda y maestra de Audición y Lenguaje.

Profesora de nuestro curso de «Trastorno de Desarrollo del Lenguaje (TDL) / Trastorno Específico del Lenguaje (TEL). Enfoque Práctico» , que comienza el próximo 9 de marzo.